Hechos, No Palabras

La labor medio ambiental de la Asociación Castaño y Nogal del período 2010 -2016 como impulsora en antiguos caminos históricos y rurales por laderas de la cuenca y ruta de los ríos Souto, Donsal y Navia, antiguos senderos a sotos de castaños y zonas de prados y de pastoreo, se ha convertido en un elemento de dinamización que irradia compromisos asociados a las actuaciones en la Ruta Quintá-Río Donsal, PR-G 159, con efectos sobre bosques autóctonos y construcciones típicas privadas en el entorno de la Ruta.

La organización y celebración de siete Campos de Trabajo internacional para abrir y mantener el Sendero, en los que participaron voluntarios de 17 países, de 4 continentes, organizados por una asociación privada sin fin de lucro, es un ejemplo de tesón, de trabajo y de compromiso efectivo con el medio natural, que le convierte en exportable y de esperanza para el rural.

Las infraestructuras construidas en los 18,2 km. del itinerario que discurre por Municipios de Becerreá, Navia y de Cervantes, financiadas por la Dirección Xeral de Conservación da Natureza de la Xunta de Galicia en 2013, 2014 y 2016, paneles informativos, barandillas de seguridad en la bajada a la Fraga de Valiñas, construcción de cuatro pontigos de madera y reparación de otro, así como la rehabilitación de dos ouriceiras y dos fuentes, además del desbroce del castro celta de Sevane proyectado.

La cooperación puntual de la Diputación de Lugo en labores de mantenimiento y conservación de la Ruta en 2015 y 2016, así como en las tareas de desbroce y de limpieza de miembros de la Brigada de Protección Civil del Concello de Becerreá, así como del Distrito VII  de Montes, dependientes de Medio Rural, forman parte de la concienciación y sensibilización para crear compromiso con el rural desde las pequeñas acciones impulsadas por la junta directiva de la Asociación.

La construcción la segunda traída de agua para Quintá de Cancelada y la primera de A Cortella, el asfaltado de la pista que va de Quintá a Cabana, así como la apertura, ensanchamiento y mejora del firme de caminos públicos y a fincas en aldeas de las parroquias de Quintá y de Sevane, varios de los cuales se intercomunican o parten del Sendero.

La celebración de actos culturales, musicales y encuentros en Quintá, Becerreá, o Cádavo y Campus de Lugo de la USC, además de en Cornellá (Barcelona), A Coruña y Betanzos.

Todas estas actuaciones y otras muchas afines y colaterales pusieron e n valor el patrimonio natural autóctono de Cancelada, que atrajo a más de 4.200  senderistas, personalidades, autoridades y personas vinculadas a la cultura, la música y del notariado.

Si lo anterior fue importante y difícil, no lo fue menos la promoción y sensibilización pro-ambiental de los gestores de Castaño y Nogal, tanto a través de los medios de comunicación como de los sitios web h página de FB de la Asociación, que alcanzó los 1.486 seguidores en FB, con medias de 500 y 14.000 fans.

A mayores, cabe resalta un efecto complementario de lo hecho, como es la dignificación de lo rural y de la propia zona de Cancelada y su entorno, en la que no se rehabilitaban ni compraban casas y ahora sí.

El resultado final del trabajo realizado es que se pasó de la infravaloración de los patrimonios rurales de esta zona ancaresa a ser hasta Aula Abierta para clases prácticas de un Máster Forestal de la Escuela Politécnica Superior – USC. ¡Qué cambio!

Nuestra gratitud sincera a los voluntarios, a las instituciones, administraciones y empresas y personas que han colaborado de una u otra manera en nuestra noble causa pro-ambiental allí dónde tuviera lugar la actuación impulsada y vertebrada en cooperación, que ahora despierta interés fuera de nuestras fronteras, por su ejemplo exportable. Hay margen pues para la esperanza y creer en el futuro de la sociedad civil y la conservación y protección del planeta

Antonio Álvarez González, presidente CyN